domingo, 18 de junio de 2017

Este chico se llama Joel, tiene 17 años y es de Vilanova y la Geltrú, ha sido elegido por la Nasa por un descubrimiento importantisimo para colonizar Marte. Ahora se pueden construir infraestructura sin poner en peligro la vida de los astronautas mediante robots controlados en órbita a una distancia de 17.000 kms. de Marte, ha descifrado la posición que necesitaría la nave para reducir el retardo de las órdenes al robot de 20 minutos a menos de un segundo.





Los ingredientes de su prototipo son: Hilo de pescar, sensores de 3 €, un guante del Decathlon.....y muchas horas sin dormir. Joel pasará el verano en el Instituto tecnológico de Massachusets, y la clave del logro la tiene su profesora:  " Lo que define a Joel es su pasión por lo que hace, cuando algo no le sale bien, no se viene abajo , levanta la cabeza y sigue avanzando "
fuente: Gofundme

sábado, 17 de junio de 2017

Hippo roller: una solución redonda para facilitar el acceso al agua potable

Desde su invención, el hippo roller ha facilitado el acceso al agua a cerca de medio millón de personas en una veintena de países.


Según Naciones Unidas, más del 40 por ciento de la población mundial sufre de escasez de agua. Además, la mayoría de las personas que se encuentran en esta situación vive en entornos rurales sin apenas infraestructuras, especialmente en África, que es la zona del mundo con menor acceso al agua y al saneamiento. De hecho, Unicef calcula que, en el África subsahariana, es necesario caminar entre tres y nueve horas cada día para conseguir un poco de agua potable.

Garantizar el acceso universal al agua potable segura y asequible en el año 2030 es precisamente la meta del sexto de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU. Para lograrlo, es imprescindible realizar importantes inversiones en infraestructuras, proporcionar instalaciones sanitarias y fomentar prácticas de higiene en todos los niveles. También resulta fundamental proteger y recuperar los ecosistemas relacionados con el agua, así como potenciar la cooperación internacional, a fin de estimular la eficiencia hídrica y el desarrollo de tecnologías de tratamiento en los países en desarrollo.

Mientras se trabaja en todos estos frentes a medio y largo plazo, ya existen ciertas herramientas y recursos que pueden hacer menos ardua la tarea de quienes se ven obligados a emprender largas caminatas con el fin de obtener un poco de agua. Y que suelen ser mayoritariamente mujeres y niños.

Este es el caso del hippo roller, nombre de un sencillo dispositivo, un simple bidón de agua en realidad, diseñado en 1994 por los ingenieros sudafricanos Pettie Petzer y Johan Jonker. Desde su invención, el hippo roller ha facilitado el acceso al agua a cerca de medio millón de personas en una veintena de países.


Este bidón es capaz de almacenar hasta 90 litros de agua. Construido con plástico ultrarresistente, se puede transportar rodando casi sin esfuerzo gracias a un mango de acero que permite que dos personas puedan tirar del artilugio. Vacío, el bidón pesa tan solo ocho kilos. Cifra que apenas se ve aumentada en un par de kilos más cuando está totalmente cargado debido a su diseño rodante.

Hasta la aparición del hippo roller, las mujeres y los niños, que son, como decíamos, los que suelen encargarse de traer el agua, solo tenían a su alcance bidones mucho menos cómodos -que frecuentemente se cargan sobre las cabezas, lo cual aumenta el riesgo de sufrir lesiones en el cuello y la columna- y de capacidad considerablemente menor, de unos veinte litros como máximo. Lo cual obliga a realizar más viajes, acarreando además un peso mayor en cada uno de ellos.

El ahorro de tiempo gastado en viajes gracias al hippo roller genera además otros dos claros efectos beneficiosos: en el caso de los niños, se pierden menos días y horas de clase en la escuela; en el de las mujeres, el tiempo libre conseguido se puede emplear en otras labores, incluyendo las de su propio empoderamiento en iniciativas económicas con visión de género.
fuente:  https://www.hipporoller.org 

miércoles, 14 de junio de 2017

Los hermanos hassani huyeron de Afganistan para evitar la guerra y la pobreza, cuatro años mas tarde llegaron a Holanda donde fueron acogidos, actualmente estudian diseño, y han creado un artefacto que salva vidas, pues detecta minas antipersona y las hace estallar sin riesgo para los seres vivos.



fuente: facebook de GoFundMe
via : Verónica seguí

domingo, 11 de junio de 2017

Él dió un giro inusual a su vida

Gökçer Korkmaz dejó el glamour para proteger a una jauría que lo necesitaba.



fuente: RecreoViral animales
via: Yolanda Pérez

miércoles, 7 de junio de 2017

Secretos para una larga vida

Estos son los secretos para una larga vida de los habitantes de "la isla que olvida morir"

La isla donde la gente olvida morir puede parecer el título de un libro fantástico. Pero en realidad, es la forma en que los griegos llaman a Icaria, una isla que existe de verdad, y que tiene una de las esperanzas de vida más altas del planeta.

Icaria es una montaña de 255 kilómetros cuadrados que emerge como una isla entre las aguas del mar Egeo. Tiene solo 10.000 habitantes, pero lo asombroso es que ellos tienen tres veces más posibilidades de llegar a los 100 años que los habitantes de cualquier otro pueblo del mundo.

Uno de cada tres icarianos llega a los 90 años, según demostraron varios estudios científicos. También tienen 20% menos probabilidades de padecer cáncer que el resto de la población.

Sufren 50% menos de enfermedades cardiovasculares, prácticamente no presentan casos de depresión ni demencia, tienen una vida sexual más activa y permanecen física y mentalmente ágiles hasta el último día de sus vidas. 

En cada familia hay al menos dos abuelos de más de 100 años, y alrededor suyo gira la atención de los más jóvenes. Es común cruzarse por la calle con pocos jovencitos, pero muchos ancianos cercanos al siglo de vida.

¿Cuáles son los secretos de la larga vida de los habitantes de este paraíso? Una filosofía de vida tranquila sin casi usar reloj, la producción local de alimentos, y una vida social muy activa podrían ser las claves. 

Viven tranquilos sin mirar el reloj

Los habitantes de Icaria dicen, en broma, que hay tres usos horarios en la isla: la hora GTM (internacional, que usan los turistas), el horario griego, y el horario de Icaria. Los habitantes de la isla no suelen usar reloj y tienen una forma muy particular de llegar a sus compromisos. Nadie se enoja si llegas a una cita a las 23 hs, aunque hubieras acordado llegar a las 19. 
Comen lo que producen
Smagarda, una de las centenarias que vive en la isla, explica que los icarianos "siempre comieron lo que producían". Para el desayuno, eligen leche de cabra, vino local, té de salvia o café griego, miel y pan casero. 
Al mediodía, comen legumbres como lentejas y garbanzos; papas; hortalizas verdes (apio, diente de león y una hoja parecida a la espinaca llamada horta) y cualquier otro vegetal de estación. Todo sale de las huertas familiares y se acompaña con aceite de oliva.
Para la cena, solo toman leche de cabra y pan, acompañado con té de hierbas. "A veces comíamos carne, pero si para las pascuas o navidades sacrificábamos un cerdo, lo íbamos comiendo poco a poco durante meses", señala una de las habitantes más viejas.
Siempre trabajaron en el campo y por la noche tienen una gran vida social

"Nos levantábamos a la madrugada, desayunábamos frugalmente y partíamos al campo a trabajar. De regreso almorzábamos y dormíamos una siesta de media hora. Las veladas siempre estuvieron dedicadas a reunirnos en familia, visitar amigos o recibirlos en casa", resume Smagarda, recordando la mayor parte de los años de su vida.
Existe un barrio pequeño en Icaria, llamado Christos Raches, que se conoce como el barrio vampiro: allí, la mayor parte de las personas está despierta por la noche, y duermen hasta tarde durante el día. La mayoría se dedica a atender locales que abren recién entrada la noche. En las panaderías, se acostumbró hasta hace muy poco tiempo dejar las puertas abiertas, sin nadie atendiendo tras ellas, y las hogazas de pan fresco junto a una caja, en la que cada cliente podía dejar el pago y llevarse lo que quería. 

Ahora, el turismo y la globalización está cambiando algunas de las costumbres de la isla. Pero los más viejos enseñan a los jóvenes que, para disfrutar de una larga vida como la de sus abuelos, deben conservarlas sanas.
fuente:http://www.labioguia.com/notas/estos-son-los-secretos-para-una-larga-vida-de-los-habitantes-de-la-isla-que-olvida-morir