miércoles, 15 de noviembre de 2017

Que no se tire comida/ Que nadie pase hambre

Una atrevida iniciativa en Galdakao permite dejar y recoger comida libremente en una nevera solidaria instalada en plena calle. Sin más normas que el sentido común. Este frigorífico ha conseguido poner a salvo de la basura cientos de kilos de comida. El frigorífico fue puesto en marcha por la Asociación de Voluntarios de Galdakao el pasado 30 de abril y está siendo todo un éxito:


La nevera solidaria lleva semanas instalada en la calle a pleno funcionamiento. Para poder ayudar es tan fácil como abrir y llenar con lo que no vas a usar. Y sobre todo, confiar en las personas. Confiar en que la comunidad prefiera llevar alimentos a este frigorífico antes de tirarlos a la basura y que nadie que realmente no lo necesite vaya a recoger alimentos en ella. Y aunque no lo parezca, tiramos más de lo que se necesita para alimentar a la población mundial.

Os dejamos un dato: el mundo cada año desperdiciael equivalente a la extensión de China o Mongolia en alimentos, esto es 1.4 billones de toneladas al año, un tercio de lo que produce.

La iniciativa ha sido un éxito no sólo porque el frigorífico prácticamente se llene y se vacíe siempre en la misma jornada, sino por el civismo con el que la población ha respondido.. Como un intercambio, lo que te sobra otra persona puede utilizarlo. En este tiempo ha recibido todo tipo de alimentos etiquetados con la fecha de su depósito. La Asociación de Voluntarios de Galdakao no contabiliza ni pesa el número de alimentos o bebidas que son dejados en estas estanterías, ni tampoco pone límites a las personas que las consumen.

“Estamos cansados de ver cuanta comida se desperdicia y se echa a la basura. Por eso, cualquier persona puede hacer uso de este frigorífico porque el primer objetivo es aprovechar los alimentos que, de otra forma, terminarían siendo un desecho” Álvaro Saiz, promotor del “frigorífico solidario” de Galdakao.

Aunque la idea es pionera en España, en Berlín ya existe otra con el mismo éxito. Está inspirada en la idea de abundancia para todos ante el reparto justo de las cosas. Nuestras madres nos decían: “cómete eso porque hay muchos niños que pasan hambre”. Este proyecto propone: “si no te vas a comer eso, déjalo en nuestro frigorífico para que la gente que pasa hambre pueda comer”.

www.muhimu.es

martes, 14 de noviembre de 2017

Horas de estudio solidarias

La Olimpiada Solidaria convierte las horas de biblioteca de miles de estudiantes en dinero para proyectos solidarios.
El estudio te hace más sabio, más culto o, sencillamente, te permite aprobar el examen de la semana que viene, siempre en beneficio propio. La ONG Coopera, a través de la Olimpiada Solidaria de Estudio, lo ha convertido en un elemento capaz de transformar la vida de otros, en un beneficio para terceros. Es el estudio solidario, aquel que traspasa el gusto de aprender o la necesidad de aprobar y se dirige a mejorar la vida de quienes viven en países en desarrollo rodeados de carencias. La Olimpiada Solidaria de Estudio (OSE) convierte las horas de biblioteca o de salas de estudio de miles de estudiantes en euros contantes y sonantes que se destinan a proyectos de educación en países en desarrollo. Para ello, claro, hacen falta también patrocinadores capaces de donar ese dinero. Y por suerte para este proyecto, no le faltan ni estudiantes ni benefactores.
Almudena de Diego, responsable de Proyectos de Educación para el Desarrollo y Sensibilización de la ONG, explica que “el proyecto está orientado a jóvenes y niños desde 10 años y aúna estudio y solidaridad”. Y aunque un objetivo es, sin duda, recaudar dinero, no es ese su razón de ser primordial. “Se trata de un proyecto de sensibilización”, especifica De Diego, “por lo que nos importa más una gran participación de personas que las horas o euros que finalmente sumemos. Cada participante es alguien que recibe una explicación del objetivo del proyecto, que no otro que estimular en los jóvenes actitudes y comportamientos solidarios y comprometidos con el desarrollo humano”. Y esa concienciación es el verdadero interés, de modo que la Olimpiada Solidaria se desarrolla en dos campos de juego: sensibilizando en los países en desarrollo y haciendo posible la educación en los países en desarrollo. En la Olimpiada española de 2016 participaron 37.061 jóvenes (usuarios únicos, contados una sola vez aunque repitieran varios días de estudio) que computaron un total de 365.000 horas de estudio o, en términos contantes y sonantes, 365.000 euros. Ese dinero sirvió para apoyar 7 proyectos solidarios en Ecuador, Guatemala, El Salvador, Brasil, Senegal y República Democrática del Congo.

Las olimpiadas arrancaron como una iniciativa local en Logroño, hace 15 años. De Diego recuerda el gran crecimiento vivido, cuando de aquella primera edición local ”hemos pasado este año a una edición que convocará a estudiantes de 15 países”. España supone, no obstante, más de la mitad de participantes y horas/euros. En su versión global, las cifras de 2016 fueron espectaculares: 66.297 estudiantes solidarios que reunieron 553.845 horas/euros en 515 salas de estudio solidario de universidades, asociaciones, centros culturales, colegios bibliotecas, institutos, colegios mayores y centros jóvenes de 13 países.

La Olimpiada Solidaria 2017 ha comenzado hace apenas unos días, el 5 de noviembre y se prolongará hasta el 5 de diciembre. El objetivo es alcanzar los 70.000 estudiantes y los 600.000 horas/euros. En la mañana del sábado 11 de noviembre, con seis días de operatividad, el contador de la OSE mostraba cifras esperanzadoras. 10.303 participantes habían estudiado casi 50.000 horas/euro en 322 salas.

Las bibliotecas y salas de estudio solidarias solo computan sus horas/euros los usuarios que voluntariamente se inscriben. En el apartado universidades, la Universidad de Granada (UGR) es la más solidaria. Se adhirió al programa hace solo cuatro años pero lo hizo con ímpetu. Desde el principio lidera el ránking de horas/euro. El año pasado, 9.073 estudiantes sumaron 98.662 horas/euros en sus 21 salas de estudio/bibliotecas. Pilar Aranda, rectora de la UGR, está muy orgullosa de sus estudiantes. “Nos enorgullece contar con un estudiantado que se toma en serio la idea de construir un mundo mejor y de ayudar a quienes nos necesitan”, explica la rectora. María José Ariza es la responsable de la Biblioteca de la UGR. Ariza cuenta dónde irá el dinero que los estudiantes de la UGR apoyan con sus horas de esfuerzo. “Se trata del proyecto ‘Watoto vuelve a la escuela’, un programa de reinserción educativa para menores víctimas de la guerra en la República Democrática del Congo. Entre ellos se encuentran niñas y niños exsoldados o desmilitarizados, que han sido víctimas de ataques o secuestros y que han sufrido todo tipo de abusos y violencia física y psicológica”.

Si en el capítulo de universidades la UGR se alzó como la más solidaria. La biblioteca que, de modo individual, más estudiantes aglutinó fue la Biblioteca del Centro de Recursos para el Aprendizaje y la Investigación (CRAI) de la Universidad de Deusto en Bilbao, con casi 3.000 estudiantes que sumaron casi 23.000 horas/euros.

La Olimpiada Solidaria de Estudio, que cuenta con el apoyo institucional de UNESCO, ha conseguido funcionar, cuenta Almudena de Diego, gracias a una potente red de ONGs de todo el mundo. Diferentes organizaciones se encargan del reto en cada país o, en ocasiones, en grupos de países. “Pero el dinero no es finalista”, dice. “Cada país propone varios proyectos pero, si no recauda suficiente y otro país sí, se trasvasa el dinero”. Los proyectos de esta edición son “Watoto vuelve a la escuela” en el Congo, un proyecto de ayuda a jóvenes desfavorecidos y víctimas de abuso sexual en Filipinas y un tercer proyecto llamado “Ayudar a los jóvenes mayas a volver a la escuela” en Guatemala. Ahora que se acerca el primer trimestre en colegios e institutos y el cuatrimestre en las universidades, el estudio tiene un aliciente más que sacar buenas notas.

Las cuentas claras

La Olimpiada Solidaria del Estudio recaudó en su primer año poco más de 5.000 euros. El año pasado superaron el medio millón de euros. La transparencia es un elemento fundamental hoy día en este tipo de proyectos. Por eso, en su sección “Las cuentas claras”, la organización deja constancia de cada uno de los envíos y traspasos de dinero que muestran que, finalmente, los fondos llegan fielmente donde estaba previsto.

fuente: https://politica.elpais.com/politica/2017/11/11/diario_de_espana/1510426269_741052.html


sábado, 4 de noviembre de 2017

DONA SU FORTUNA PARA CONSTRUIR UN BUQUE QUE LIMPIARÁ LOS OCÉANOS

Kjell Inge Røkke, un multimillonario noruego que empezó trabajando de pescador y que ahora cuenta con una fortuna de más de dos billones de euros, pretende construir un gran buque que recoja todos los residuos que se vierten a los océanos. El buque de investigación de 181 metros de largo trabajará en la retirada de plásticos de los océanos en colaboración con la organización ecologista WWF (World Wildlife Fund).

El empresario noruego no tiene intención de ganar dinero con este proyecto. Según informó en la presentación del mismo, forma parte de su plan de deshacerse de gran parte de su fortuna

“Quiero devolver a la sociedad la mayor parte de lo que he ganado. Este barco es para ella”, explicó.

El buque navegará bajo el nombre REV, acrónimo de Research Expedition Vessel (barco de expedición de investigación) y será uno de los mayores buques que se haya dedicado a la recogida de basura. Además, servirá como centro de investigación donde viajarán 60 científicos y 40 tripulantes.

“Me gustaría dar la bienvenida a investigadores, grupos ambientales y otras instituciones para adquirir nuevas habilidades y desarrollar soluciones innovadoras para hacer frente a los desafíos y oportunidades conectados a los mares”, ha explicado el multimillonario.


“Este barco será una plataforma para el aprendizaje, el intercambio de conocimiento y la búsqueda de soluciones en beneficio de las generaciones futuras”, asegura Kjell Inge Røkke.

El buque podrá recoger diariamente cerca de cinco toneladas de basura (en su mayoría plástico) al día. Todo será reciclado y no acabará destruyendo el ecosistema marino. Debemos recordar que la contaminación se ha convertido en una de las mayores preocupaciones para los biólogos, ya que, si continúa la tendencia actual, aseguran que en 2050 tendremos más plástico que peces en el mar.

REV contará con lo último en tecnología: mini submarinos, un helipuerto, drones, sonares y medidores de electricidad y de arrastre a bordo.

“Mi deseo es que este barco de investigación y la gente a bordo marquen la diferencia en la investigación de soluciones más sostenibles medioambientalmente”, concluye.

 fuente: www.muhimu.com

domingo, 29 de octubre de 2017

CON SOLO 16 AÑOS ESTA CHICA PUEDE AYUDAR A SOLUCIONAR LA SEQUÍA MUNDIAL USANDO NARANJAS

Desde muhimu siempre hemos querido hacernos eco de aquellos jóvenes innovadores sociales que, desde cualquier rincón deEse es el caso de la joven Kiara Nirghin, una adolescente de apenas 16 años que ha recibido el primer premio otorgado por el Google Science Kiara Nirghin, nacida en Sudáfrica, sabe lo que es sufrir en primera persona la terrible sequía que azota a todo el continente. Su país no es una excepción. Padecen la peor sequía desde hace 45 años, lo que pone en riesgo el cultivo y suministro de alimentos d
Para ganar este premio, la joven ha utilizado su gran talento para la química y la ciencia aplicada a la gastronomía para crear una innovadora solución. Y lo que es más importante: ha desarrollado una fórmula que combate la falta de agua sin una gran inversión en infraestructuras ni personal técnico.

A través de su estudio, Kiara Nirghin ha podido demostrar que mezclando pieles de naranjas secadas al sol con pieles de aguacate, se forma un producto super-absorbente capaz de retener 300 veces su peso en agua. Una fórmula mágica que puede ayudar a paliar el azote de la sequía que padecen las plantaciones de frutas y vegetales.
Si hace unos meses os hablábamos de la joven turca Elif Bilgin capaz de crear bioplásticos a partir de cáscaras de plátano, en esta ocasión, el ingrediente estrella de su fórmula otro elemento que solemos tirar a la basura: la cáscara de naranja y aguacates.


¿Por qué nos ha parecido tan importante este descubrimiento? en mi opinión, y al parecer también para Google, el secreto está en haber encontrado la solución a partir de un desecho natural por lo que su precio de mercado es mínimo.

La fórmula es perfecta: son 100% biodegradables y a su vez abonan la tierra con nutrientes.
    


Actualmente existen soluciones industriales similares pero su producción y su compra son complicadas y caras (alrededor de 2.500€ por tonelada) y además emplean ácidos que llenan tóxicos la tierra y son peligrosos para el consumo humano.
Desde muhimu queremos felicitar a todos aquellos que crean ideas para el cambio social y la sostenibilidad del planeta. Pero también, ¡recordaros que necesitan nuestro apoyo!

fuente; www.muhimu.es

sábado, 28 de octubre de 2017

Estos cultivos de arroz en agua salada podrían sacar del hambre a 200 millones de personas

China es el país más poblado del mundo y además el mayor consumidor de arroz. Por eso, sus científicos se han preocupado por la erradicación del hambre en China y el mundo y se han esforzado en hacer crecer alimentos allí donde parece imposible.

Ahora lo han conseguido: han desarrollado un método para cultivar arroz en agua salada. 

Concretamente, el equipo ha conseguido sembrar arroz en un terreno arenoso y con agua salada, es decir, literalmente han conseguido que el arroz creciera en la playa. Es algo sumamente esperanzador porque existen muchos espacios así que podrían aprovecharse, y se calcula que se podrán alimentar 200 millones de personas. Luego de la primera cosecha, obtuvieron el doble de arroz de lo que pensaban poder conseguir.

Yuan Longping, conocido como el "padre del arroz híbrido" de China, planea expandir su producción de arroz marino en un centro de investigación recientemente fundado en Qingdao, una ciudad portuaria en la provincia oriental de Shandong. 

Dentro de tres años, se espera que el centro de investigación y desarrollo Sea-Rice, encabezado por Longping, amplíe el rendimiento de arroz marino a 200 kilogramos en cada "mu", la unidad china equivalente a 666 metros cuadrados.

Según ChinaAg, la firma dedicada al comercio y el sector alimentario de China, este avance tiene unos antecedentes importantes: 

En 1986, Chen Risheng (ex alumno del Colegio de Agricultura de Zhanjiang) descubrió una variedad de arroz silvestre con alta tolerancia a los álcalis salinos en el condado de Suixi, provincia de Guangdong. 

En 1991, Risheng identificó 'Sea-rice 86' como una nueva especie de arroz de agua de mar que podría crecer en suelo salino-alcalino a lo largo de las zonas costeras. Se estima que China tiene 100 millones de hectáreas de suelo salino-alcalino.

fuente: www.la bioguia.com


miércoles, 25 de octubre de 2017

Cientos de veteranos de la armada , piden perdón a los indios Lakota

Un grupo de veteranos militares de Estados Unidos pidieron perdón a los indígenas nativos de la Reserva Sioux de Standing Rock en Dakota del Norte, por los crímenes de guerra cometidos en contra de ellos.
Encabezados por Wesley Clark, Jr., hijo del reconocido general retirado y ex candidato presidencial Wesley Clark, l, fueron recibidos por Leksi Leonard Crow Dog, el líder de la tribu de Standing Rock.

“Peleamos contra ustedes. Robamos su tierra. Firmamos tratados que hemos roto. Robamos minerales de sus colinas sagradas. Arruinamos con las caras de nuestros presidentes su montaña sagrada.. Y tomamos más tierras, les arrebatamos a tus hijos y luego intentamos tomar su lenguaje e intentamos eliminar su lenguaje, que Dios les dio. No les respetamos. Hemos contaminado su tierra. Les hemos hecho mucho daño en distintas formas, pero hemos venido a decir que lo sentimos. Estamos a su servicio y les rogamos que nos perdonen”, dijo Clark hincado ante el líder Sioux en una emotiva ceremonia.
Los Lakotas, una de las tribus Sioux más importantes, es tristemente famosa por haber sido víctima de una de las masacres de indios más cruentas de la historia de la conquista del Oeste: el 29 de diciembre de 1890, un destacamento del 7º de Caballería rodeó el campamento lakota de Wounded Knee con cañones, y masacró a todos sus habitantes, hombres desarmados, ancianos, mujeres y niños. Encima, los perpetradores fueron condecorados por el Congreso norteamericano con la Medalla al Honor. En 2001, el Congreso Nacional de Indios Americanos pidió que se reconociera públicamente esa matanza.
En respuesta, Leksi Leonard Crow Dog tomó el micrófono y exclamó: “Permítanme decir unas palabras de perdón: Paz en el mundo. ¡Paz en el mundo! ¡Paz en el mundo!”
“Daremos un paso. Somos la nación soberana de Lakota. Fuimos la nación y aún somos una nación. Tenemos un lenguaje. Hemos preservado la posición de guardianes, la tierra no nos pertenece. Nosotros pertenecemos a la tierra”, finalizó, tras lo cual los integrantes de la tribu, militares y activistas presentes lanzaron gritos de alegría y se fundieron en abrazos.

Alrededor de dos mil veteranos militares que participaron en las guerras de Irak, Afganistán y Vietnam, han respondido a la convocatoria de Clark y se han comprometido a llegar desde todas partes del país para defender de manera no violenta a la resistencia indígena ante la construcción de un oleoducto que atravesaba tierras sagradas por debajo del río Missouri en Dakota del Norte.

El gobierno de Estados Unidos anunció que no otorgará permisos para continuar con la obra y que buscará rutas alternativas para el proyecto. Sin embargo, las empresas Dakota Access Pipeline y Energy Transfer han manifestado que seguirán las excavaciones en la zona, seguramente empujadas por el llamado “efecto Trump” del que se han colgado muchos de sus partidarios (y de los que no, también).

Pero el paso está dado. Y la celebración reconciliadora de los veteranos y de los indígenas augura una época de acuerdos entre ciudadanos, al margen de los programas y los proyectos de gobierno. Y de las compañías que solamente respetan sus propias normas.